Mar 22, 2024

0

  • El Instituto Tecnológico del Plástico ha seguido aumentando su actividad dedicada a la economía circular y en 2023 presentó 206 proyectos relacionados, llevó a cabo más de 1100 servicios tecnológicos a empresas así como 76 actividades formativas y jornadas.
  • El aumento de actividad se ha visto acompañado de un crecimiento en personas e instalaciones que se ha llevado a cabo con criterios de sostenibilidad medioambiental acompañado de un plan de reducción de emisiones que ha permitido obtener el sello REDUZCO del Ministerio.

 

La economía circular sigue siendo el reto más importante al que tiene que hacer frente en la actualidad el sector de los plásticos. Las empresas están en pleno proceso de reconversión hacia un modelo de negocio más sostenible, tanto desde el punto de vista económico como ambiental, y eso supone revisar los procesos, servicios y productos de toda la cadena de valor, evitando el greenwashing.

Para apoyar esta transición AIMPLAS, Instituto Tecnológico del Plástico, tiene una larga trayectoria en el impulso de la circularidad y año tras año sigue incrementando su oferta en proyectos, servicios y formación para ayudar al tejido empresarial. Concretamente, a lo largo de 2023, el centro tecnológico trabajó con más de 1500 empresas en algún tipo de acciones relacionadas con la economía circular.

Las principales líneas de trabajo de 2023 en materia de I+D+i fueron las de ecodiseño; incorporación de materiales biobasados, reciclados, reciclables, biodegradables o compostables; el desarrollo de nuevos modelos de negocio basados en la reparación y reutilización; la mejora de los sistemas de recogida, gestión y separación de residuos; la optimización de los procesos de reciclado mecánico, químico y enzimático para obtener materiales de calidad para su incorporación en aplicaciones de alto valor añadido; la obtención de plásticos a partir de residuos agroalimentarios y la valorización a través de procesos de biodegradación y el compostaje.

Concretamente, el en área de proyectos de I+D+i, durante el año pasado se presentaron un total de 206 proyectos relacionados con la economía circular, un 10% más que el año anterior. En esta línea se llevaron a cabo proyectos como RASPONS, que ha dado como resultado productos compostables símil cartón a partir de subproductos agrícolas procedentes del sector vitivinícola; FUSTARISE, que permite obtener adhesivos y envases sostenibles a partir de residuos de la poda gracias a la mecanoquímica; ELLIPSE, un proyecto europeo que valoriza residuos de mataderos y lodos y pasta de papel para su aplicación en agricultura y cuidado personal. Y otros como RECRITIC, que hará posible el reciclado de aparatos eléctricos y electrónicos para recuperar materias primas críticas; BIOICEP, que desarrolla métodos para obtener bioplásticos a partir de plásticos convencionales o RECICAUTXU, que busca soluciones de valorización para neumáticos fuera de uso para su uso en construcción.

Servicios tecnológicos y formación

En materia de servicios tecnológicos, en 2023 AIMPLAS trabajó con más de 600 empresas en 1100 servicios relacionados con la economía circular e incrementó en más de un 30% su facturación respecto al año anterior en los servicios de consultoría y laboratorios. Estos últimos, cuentan con el mayor número de ensayos acreditados para la industria del plástico a nivel nacional y gracias a ellos las empresas pudieron verificar la sostenibilidad de sus productos y avalarla mediante la obtención de ecoetiquetas. Además, en 2023 AIMPLAS siguió aumentando sus capacidades de biodegradación así como las acreditaciones relacionadas como es el caso de la certificación DIN CERTCO y BPI en Estados Unidos, completando de esta forma a la certificación de TÜV Austria y ofreciendo el laboratorio más completo en ensayos de biodegradación en diferentes medios, tanto aerobia como anaerobia y de compostabilidad.

Además, AIMPLAS se ha posicionado como referente en las certificaciones para el uso de plástico reciclado en envases de acuerdo con la norma UNE-EN 15343 y Recyclass, tanto en recicladores como en transformadores, ofreciendo la certificación que permite las empresas demostrar la cantidad de material reciclado de sus envases y por tanto reducir el impacto del impuesto a los envases de plástico no reutilizables. Otros servicios destacados fueron los relacionados con la evaluación de la reciclabilidad de los productos según los protocolos de la asociación Plastics Recycling Europe (PRE) y de la  Association of Plastics Recyclers de Estados Unidos (APR). Los ensayos de uso repetido para demostrar la reutilización a través de la etiqueta Designed to be Reusable y la creación de nuevos métodos de ensayos para la identificación y caracterización de microplásticos. Además de todos los aspectos relacionados con el ecodiseño, el impacto ambiental a través de la realización de análisis de ciclo de vida (ACV) y la huella de carbono. Como, por ejemplo, la huella de carbono corporativa que será de obligado cumplimiento en las empresas en los próximos años.

En el área de formación, se llevaron a cabo 76 actividades formativas y jornadas a las que asistieron más de 1500 profesionales de unas 900 empresas. Entre ellas destacaron el nuevo título profesional de economía circular que tuvo una gran acogida y del que se realizaron dos ediciones, la VIII edición del Seminario Internacional de Biopolímeros y Composites Sostenibles, así como la II edición del Seminario Internacional de Reciclado que contaron con más de 300 asistentes. También arrancó la organización de la sexta edición de MeetingPack en colaboración con AINIA, que tendrá lugar los próximos días 10 y 11 de abril. Así como de la séptima edición de la jornada de Plásticos y Economía Circular, referente a nivel nacional en la materia que tendrá lugar el 7 de noviembre.

Este constante aumento de la actividad ha estado acompañado por inversiones en nuevas infraestructuras como las que han hecho posible la ampliación de las instalaciones dedicadas a plantas piloto de síntesis, transformación, reciclado y biodegradación. En coherencia con la sostenibilidad medioambiental, el crecimiento en personas, actividad e instalaciones se ha realizado teniendo en cuenta el impacto en el medio ambiente de esta actividad. Para ello AIMPLAS ha seguido avanzando en su plan de reducción de emisiones, lo que le ha permitido obtener el sello REDUZCO del Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico tras reducir un 83% sus emisiones desde 2019.

 

Toda esta actividad le ha valido a AIMPLAS reconocimientos como el Premio Retina ECO 2023 del grupo Prisa y Capgemini al proyecto EFFICIENTHEATING, el Sello LCBA Colombia 2023 Low Carbon and Circular Economy Business al proyecto PETCOL. Y el más reciente go! ODS en la categoría Hambre Cero al proyecto BIORANGEPACK.

Más recursos y mayor oferta en economía circular

Con el inicio de 2024, AIMPLAS ha incrementado sus recursos para potenciar aún más el apoyo a las empresas en aspectos como el ecodiseño, la directiva para prevenir el greenwashing, los impactos ambientales, el pasaporte digital de producto, los nuevos modelos de reutilización, reparación y nuevas certificaciones de producto. Otra novedad será la puesta en marcha del ensayo de los tapones unidos a la botella, ya que a partir de julio de 2024 será obligatorio en todos los recipientes inferiores a tres litros.

 

Descargar Nota de prensa Balance Economía Circular 2023

Comments are closed.